Home INSPIRACION Entre mi YO y mi OTRO YO

Entre mi YO y mi OTRO YO

written by Flor Flores 17 abril, 2016

Inquieta, preocupada y estresada, son palabras que dicen 15% de lo que soy. Varios dicen que vivo sintiendo que se me va a acabar el mundo, o que hago mucho y no me enfoco, o que me preocupo más de lo que debería. Otros me halagan diciendo que  trabajo mejor bajo presión, otros que presto mucha atención a lo que comentan o dicen de mí y no necesariamente es lo positivo. Los puntos anteriores dicen lo que otro dice, y enfocan parte de lo que yo misma he llegado al debate en el intento a descubrir quien soy o no soy.

El ser humano vive la vida pensando y creyendo saber quien es. Vivimos en el intento del descubrimiento. Unos queremos más, otros quieren menos. Unos saben quienes son a los 20’s, y otros no llegan a concluir quienes son hasta la vejez. Unos queremos aprender, explorar , adquirir las máximas experiencias que pongan un granito más al castillo de arena. Otros simplemente viven quedándose en la zona de confort, donde suele ser más fácil la vida, donde hay soporte, donde nada lastima.

Aún no sé quién soy, pero sí tengo tengo una idea de lo que quiero ser. Vivo intentando hacer cosas que me den más de lo que no tengo y me hagan ser más de lo que no soy. Vivo en el intento a  ser diferente, a ser aceptada, a poder transmitir algo positivo mientras intento lograr mis sueños, sin dejar de soñar mucho más.  Pero a la vez, vivo intentando hacer tantas cosas que llega la noche y no se que he logrado. Es allí donde los retos y los cuestionamientos se acumulan. Qué dicen los demás de mí?, quién me apoya? será que alguién cree en mí? , qué esperan ellos? y qué espero yo?, no se puede; no hay tiempo, entonces para qué intentarlo? Estos cuestionamientos y parecidas frases las he leído, las he escuchado y la mayor parte del tiempo  tienen un final positivo, siempre y cuando vayan de la mano del  la CONSTANCIA y el CREER EN UNO MISMO. Aun así no sé porque son pensamientos posibles y probables en la mente de quien quiere conquistar el mundo.

Al pasar de los años he descubierto y concluído que le temo a la neblina. Me parece de película de terror. Casualmente anoche fue una noche de esas en mi universidad. Al pasar de los años también he descubierto que no se que va a pasar mañana. Temo a que el tiempo no me alcance para lograr lo que quiero. Temo a perder familiares, a enamorarme, a que muchos no crean en lo que hago. Temo a no encontrar un trabajo, temo a en 40 años estar en una mecedora hablando con mis nietos y decir.. yo quise hacerlo y no pude. Pero saben que?, con tantos miedos aún, no hay reto que me haya atrevido y no haya salido ganando (conste que uno no gana siempre con un primer lugar; uno gana con la experiencia y su lección.) Y les escribo de mis miedos para que quien lee, se identifique. Aquí todos tenemos miedos. Quizás yo más que unos, pero la vida difícilmente se vive como si tuviésemos las riendas seguras de un caballo. Mis temores no son los mismos que los tuyos, pero miedo es miedo y si no sabemos vivir con él, el mismo se puede apoderar de nosotros.

El miedo es una fuerza que nos impide hacer tantas cosas, pero una vez aprendes a transformarlo puede funcionar de una manera muy positiva. El miedo tiene que ser adrenalina, tiene que ser el empuje, el tapaboca para quien dijo que no podías lograrlo. El miedo tiene que ser eso que te hace ser mejor, lo que te hace ser grande, y salir de la zona que siempre estuviste acostumbrado. El miedo tiene que ser el reto, el sudor, el atrevimiento. No quiero desilucionarte, pero ese mismo miedo del que te hablo, difícilmente desaparece, pero es posible aprender a controlarlo, a transformarlo, a maquillarlo, a engañarlo. Es posible amarrarlo al coraje y a tus ganas de vencerlo.

Mis padres siempre han dicho que desde que Dios me dio la oportunidad de ocuparme, encontré la excusa perfecta para evadir el estudio; cosa que para cualquier padre significa la meta más grande de un hijo. Yo llegué a concluir que busco la excusa perfecta para estar ocupada y evadir el miedo a no poder lograr ser quien quiero ser.

No poder decir NO a las cosas que representan un reto, un aporte, un impacto, una aventura,  es algo con lo que lucho a diario. Y para darles una clara idea esto va desde llevar 8 clases el semestre pasado, ser presidenta de una Asociación de Marketing, ser miembro de proyectos sociales, miembro de una hermandad, intentar trabajar 10 horas semanales en ventas, intentar participar en diferentes conferencias , y mejor me callo y no sigo porque hay más…. Entre tanto que hice y que hago, me he llegado a desviar de lo que quizás era realmente importante. He llegado a planear cosas que hoy debí haber logrado y aún no lo he hecho. He llegado a crisis de no saber a donde voy, y me preocupo el triple de lo que debería. Aún así, he logrado más de lo que había esperado y llegué donde nunca había pensado.

Muchas veces debato el preocuparme y no preocuparme por lo que tengo que hacer; entre el estresarme y no hacerlo. Y si no lo hago?, entonces es como si no me importara, como si no le diera sentido a la vida y a Dios por tenerme aquí en ella viviendo. El estrés, la preocupación y la imperfección me han demostrado que no soy normal. Me han demostrado que en mi vida hay un debate entre mi YO, y mi OTRO YO,  donde Diosito ha ayudado que a pesar de las dudas e inseguridades, el YO POSITIVO  salga ganando. He descubierto que soy una de las personas más imperfectas entre todas las imperfectas,  y que eso me hace diferente. Sin embargo, lucho por mejorar las preocupaciones, la manera de vivir, la manera de saltar de un lado a otro, la manera de impactar, la manera en que interactuó con otros, las inquietudes que tengo, y los comentarios negativo. Al final de la historia, no habrá nadie perfecto, solo el  hijo para un padre y una madre.

Transcurren los días y cada vez le temo más a la vida. Pero durante ella, constantemente aprendo que el miedo hay que vivirlo, y para mí vivirlo va más allá que el levantarme, ir a clases y dormir. Para mi vivir es estar de un lado a otro ocupada, experimentando, aprendiendo, intentando ser lo que otro no es. Para mi vivir es ir descubriendo momento a momento, ver que me gusta y que no. Para mi vivir es temer y temer es vivir. Es vivir sin evadir lo que nos aterra y convertirlo en adrenalina que mezclada con coraje saca la fórmula perfecta que refleja lo que soy y lo que intento ser.(MIEDO = ADRENALINA + CORAJE = TRIUNFADOR)

You may also like

Leave a Comment

NO TE VAYAS
.. o almenos no te vayas sin ser parte de esta aventura. Así nos mantendremos en contacto. Te enviaré información sobre mis nuevos post, y si lo que quieres es hablar, solo escribe tu email aquí abajo!
We respect your privacy.